Cómo escoger la escuela correcta para los chicos

 

Aunque podemos tomar en cuenta algunas cosas realmente básicas como el hecho de que tan cerca nos queda la institución para el momento de ir a dejar y recoger a los chicos, que el precio se adapte a nuestra capacidad de gastos y que el tamaño no sea demasiado pequeño para que se sientan libres, hay cuestiones mucho más importantes que tenemos que conocer para escoger el colegio correcto para nuestros hijos.

Un centro educativo que tenga un proyecto

Con esto nos referimos a que si el centro tiene una especialidad por la cual se destaca, y si es posible que los chicos puedan involucrarse en ella; un colegio bilingüe obviamente tiene el proyecto de que los chicos aprendan un segundo idioma y lo dominen perfectamente, mientras que otros colegios tienen especializaciones musicales y su propósito es que los chicos lleguen a formar parte de la orquesta institucional o cuestiones parecidas.

Tienes que tomar en cuenta las metodologías que utilizan para intentar alcanzar propósito o proyecto, pues en sitios como Brains International School alcanzar cada una de las cosas que se proponen los docentes para con los alumnos es realmente sencillo gracias a su capacidad tecnológica, especialización en cada rama y a que hay docentes nativos de todo el mundo.

La cantidad de alumnos por clase

Esto también es algo muy importante que tienes que prever, pues aunque es muy necesario que los niños exploten todas sus habilidades de socialización posibles, mientras más pequeño sea el grupo la enseñanza será más personalizada y su aprendizaje por consiguiente también será mejor; un promedio de aproximadamente 20 o 30 alumnos por clase está bastante bien para que los niños aprendan a socializar con varios compañeros y al mismo tiempo se les preste la atención necesaria de parte de un docente.

 

Trucos para enseñar inglés a los niños

Recuerda que lo primero que los infantes van a aprender es el listening, es decir su capacidad para escuchar y dependiendo de ella empezarán a intentar reproducirla poco a poco, así que lo primero que tienes que saber es que tienes que pronunciar muy bien tu inglés, para que cuando los chicos conozcan los sonidos se den cuenta incluso ellos mismos de que sus palabras no suenan igual y así poco a poco irán mejorando su speaking o capacidad de hablar. Hay muchos más consejos que queremos revisar a continuación.

Jamás forzar las cosas

Tienes que asegurarte de que los niños siempre aprendan sobre la marcha, que en ningún momento sientan que se les está obligando a aprender o mucho menos que es alguna clase de castigo el inglés, pues eso podrías hacer es que se cierren por completo y no aprendan; en sitios profesionales como http://www.brainsnsm.es/guarderias-en-ingles/alcobendas/ le enseñan a los niños por medio de juegos, logrando todo lo contrario, que para ellos el aprendizaje sea una experiencia placentera y que deseen repetir constantemente.

Mucha paciencia

Aunque de cierta manera validado el punto anterior, pues no tenemos que forzar las cosas, este es un punto que merece ser mencionado de forma independiente y es que no tienes que tratar de acelerar el momento en el que el niño hable el idioma, pues lo hará cuando se sienta completamente seguro, así que tienes que tener paciencia mientras sólo lo comprende y obedece a lo que le dices, pero no lo reproduce.

Las frases cortas en el entorno de casa también ayudan mucho, como por ejemplo “ven aquí, bien hecho, hoy es lunes, eres el mejor, llamemos a papá, que sabrosa comida” y muchas otras cosas más pero en ingles por supuesto, para que el niño se acostumbre al sonido poco a poco.